Tuitstoria

Te invitamos a leer nuestro cuento colectivo y a sumarte con un tuit acompañado de los hashtags #ContáTañarandy #Tuitstoria.

#Tuitstoria descubrií la belleza de Tañárandy en ocasión de una cobertura presidencial con el entonces presidente Fernando Lugo.

Un pueblo que resistió con fiereza,
vive con arte y continuará con historia.

Tañarandy. Un pueblo que resistió con fiereza, vive con arte y continuará con historia.

400 años atrás, cuando la misión de los jesuitas se encontraba en sus inicios, hubo pueblos indígenas que se resistieron a dejar su forma de vida e integrarse a las reducciones que la Compañía de Jesús ofrecía a los habitantes originarios de esta tierra.

Al principio, pensaban penetrar a estos pueblos con el indescifrable discurso de amor predicado con la boca pero expresado con la espada por los enviados de ese extraño dios traído desde el otro lado del mundo. Con fiereza, rebeldía e insumisión, defendieron sus creencias y tradiciones.

Hubo un pueblo en particular, ubicado a dos kilómetros de la reducción de “San Ignacio Guazú” que se ganó el mote de “Aña” (demonio) debido a su desprecio hacia las “buenas nuevas”.

Ese pueblo, es conocido en la actualidad como “Tañarandy” cuya traducción sería “Los irreductibles” y como hace 4 siglos, sigue firme en la defensa de su identidad, transmitiendo su arte y sus tradiciones a las nuevas generaciones.

Por citar un ejemplo, toda la comunidad protestó cuando quisieron asfaltar las calles principales. Ya que los caminos de tierra, sumados a sus verdes campos, son parte del paisaje que en cada amanecer y atardecer, regalan un hermoso espectáculo natural.

Desde 1992, de la mano del conocido artista Koki Ruiz, empezaron a representar los rituales tradicionales de Semana Santa como otrora, lo realizaban sus ancestros.

“Todo empezó con un pequeño montaje, con muy pocas personas, más que nada fue un experimento. Eso de jugar con las llamas, los apepus, y los rituales propios de la Semana Santa. Obviamente ni pensamos en continuar al año siguiente. Pero la gente se entusiasmó tanto que se empoderó de la idea y se formó una corriente artística, colectiva y rural, tan auténtica, tan autóctona y tan paraguaya” comenta Koki, al ser consultado sobre los inicios del evento.

Tañarandy utiliza de manera admirable el arte como recurso para mantener invariable su estilo de vida rural, campesino y tradicional, los pobladores se aferran fuertemente a su esencia.

“El fenómeno Tañarandy surgió como una idea artística, fue con la intención de hacer una intervención que lleve a la reflexión sobre la religiosidad popular, para encontrar nuestra historia, ese mestizaje cultural que se originó, el Guaraní/Barroco” agrega el reconocido artista.

“Este año es una año muy especial, se cumplen 25 años de realizar el evento año tras año y también se cumplen 250 años de la expulsión de los jesuitas” finaliza Koki.

Año tras año, miles y miles de visitantes llegan hasta este pueblo en Semana Santa con el fin de ser parte de un evento lleno de mística y tradición.